Gastronomía francesa en Punta Arenas

Hoy almorzamos en La Cuisine (O’Higgins 1037), un restaurante galo dirigido por Eric Legois que hace cinco años abrió sus puertas en Punta Arenas. Si bien al comienzo no estaban seguros de la aceptación que tendrían sus platos, al parecer con el tiempo los magallánicos se han abierto a otros gustos y han comenzado a apreciar la comida francesa. La decoración, aunque un poco fría, acompaña esta propuesta, con telones pintados con diversos motivos, entre los que destacan escenas del Moulin Rouge.

El plato estrella es el confit de pato ($9.900), un muslo de pato confitado cocido lento en grasa acompañado de papas, un plato típico del suroeste de Francia. Hay también sopa de cebolla ($3.900), la clásica preparación campesina que se volvió refinada, e ingredientes locales como liebre magallánica y guanaco. Al almuerzo, ofrecen un menú ejecutivo todos los días de la semana ($6.350) con platos caseros que se presentan como una opción frente a los preparaciones más gourmet de la carta.

gastronomía francesa en Punta Arenas, confit de pato
Confit de pato.

Esta vez mis acompañantes eligen el menú y una alternativa vegetariana mientras yo me voy por los platos fuertes. Gregor opta por una sopa de arvejas, sabrosa y de buena consistencia, y una lasaña bolognesa rica pero nada fuera de lo común. Andrés pide de plato de fondo un pastel de jibia exquisito, una suerte de pastel de papas pero cuyo relleno es un guiso de jibias con verduras. El postre del menú es un budín tradicional, servido con crema y preparado correctamente. El plato vegetariano ($7.000), en cambio, es una mezcla de guarniciones (arroz basmati, quinoa, gratín de papas, ratatouille) más que una composición gustosa en sí misma

gastronomía francesa en Punta Arenas, plato vegetariano
Plato del día vegetariano.

Yo lo sabía. Nada como un confit de canard en el fin de mundo, con la cocción perfecta y los toques justos de cebollín, ajo y perejil picado, ni muy grande ni muy pequeño. En La Cuisine recomendaría el pato en cualquiera de sus versiones, también como magret. De entrada, unos caracoles De Bourgogne a la mantequilla, traídos directamente de Francia (6 por $4.200), que recuerdan el sabor de Carcassonne, las victorias de Napoleón y el talento de Eric en la cocina.

La carta de postres no es extensa, pero sí de muy buena calidad. Dentro de las opciones está el postre del momento ($3.700) y profiteroles ($3.900), masitas rellenas con helado de vainilla cubiertas con salsa de chocolate y chantilly, servidos tibios, a la temperatura perfecta. También hay una trilogía de crème brûlée ($3.600) que contiene un conjunto de tres variedades del mismo postre: a la vainilla, manjar y calafate. Como todas tienen un toque especial es difícil votar por la variedad más deliciosa de crème brûlée, ya que en cada una la suavidad de la crema contrasta con la corteza azucarada, abriendo el sabor de las esencias como complemento perfecto.

gastronomía francesa en Punta Arenas, profiteroles
Profiteroles.
gastronomía francesa en Punta Arenas, creme brulee
Gregor y su trilogía de Crème Brûlée.

En definitiva, La Cuisine es una buena opción en Magallanes para probar algo distinto con toques refinados, lo que ocurre particularmente con los platos de la carta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *